Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Consultas atípicas del impuestos sobre la renta de las personas físicas (Ejercicio 2013)


Son muchas las cuestiones que se nos plantean en Conde & Segura día a día, y a las que damos soluciones de un modo eficiente. Le comentamos algunas de las más curiosas que se le pueden presentar:

Consulta 1

Una pareja decide contraer matrimonio, de la organización del evento obtienen ganancias patrimoniales, considerando que poco tiempo después deberían comprar un vehículo, pues están esperando un hijo. Este hijo por voluntad del abuelo, recibe rentas procedentes de capital inmobiliario. ¿El dinero obtenido de la boda tributaria en IRPF? ¿El vehículo es objeto de declaración? ¿Que ocurre cuando un menor tiene ganancias patrimoniales? ¿Puede el menor declarar estas ganancias en IRPF?

El dinero recibido en la boda, se considera regalo de bodas, por lo que seria considerada como una adquisición a titulo gratuito, considerándose por tanto sujeto al Impuesto de Donaciones. Dependiendo en todo caso, de la normativa establecida en cada comunidad autónoma.

En cuanto al vehículo adquirido, nos encontramos con que la compra del vehículo en sí, no es objeto de declaración. Sin embargo, si lo son las ayudas que se reciben en su adquisición (Ayudas PIVE), las cuales son las que deben figurar en IRPF, como ganancias patrimoniales.

En cuanto a las ganancias obtenidas por el menor, esta es posible que pueda ser realizada, pues se realiza en función del nivel de rentas percibidas, sin importar que este pueda ser menor de edad.

Consulta 2

Persona que en el año 2013 ha trabajado para diferentes empresas. La primera le pagó 200 Euros, la segunda 1.000 Euros, y la tercera 13.000 Euros. Se queda en paro en 2014. Nos presenta las siguientes cuestiones ¿ Si mi sueldo es menor a los 22.000 Euros anuales, debería presentar declaración de la Renta?¿ Y en el caso de que haya trabajado para varios pagadores?. En el caso del cobro del Paro ¿Estoy exento de hacer declaración?.

En cada contribuyente hay que ver no solo el importe de sus rendimientos sino el tipo de rendimientos que ha recibido y las condiciones en las que lo ha hecho.

Recibir intereses por depósitos bancarios por importe superior a 1.600 euros o ganar más de 11.200 de nómina, pero repartidos en dos empresas distintas siempre que de la segunda y posteriores se obtenga más de 1.500 euros son dos de los casos más comunes que también obligan a hacer la declaración.

En este caso, aunque se hayan percibido rentas del trabajo de varios pagadores, el límite que se aplicaría en este caso fijado por ley es de 22.000 euros, puesto que por orden de cuantía el segundo y siguientes pagadores no alcanzan los 1.500 euros.

En el caso del cobro del paro estaría exenta la prestación por desempleo, pues es considerada como pago único, independientemente de su cuantía (esto ultimo es novedad en 2013).

El resto de las consideradas prestaciones por desempleo no están exentas y se declaran como rendimiento del trabajo, cuando estas superan la cantidad de 22.000 Euros, si únicamente se cobra en concepto de paro.

En caso de que además se cobre a lo largo del año rendimientos del trabajo de otras empresas, como viene siendo el caso, se procedería a limitar la cantidad a 11.200 euros siempre que la suma de las cantidades percibidas por un tercer o restante pagador, por orden de cuantía, superen en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales.

Todo esto, no significa que te toque pagar, pues dependerá en todo caso de las retenciones que te hayan efectuado, y de las posibles deducciones a las que puedas tener derecho por cada situación personal y familiar.

Consulta 3

Persona que gana la lotería en España. Posteriormente, tras otro golpe de suerte, en sus vacaciones en el extranjero vuelve a ganar la lotería en país extranjero. ¿Debo declarar ambos premios?

En primer lugar, desde Enero de 2013, desaparece en todo caso la exención de premios derivados de Loterías y Apuestas del Estado, comunidades autónomas, Cruz Roja... y demás entidades.

Por lo que como consecuencia, desde Enero de 2013, todos los premios se verán condicionados a cierta retención del premio, por lo que ya se ha tributado, y NO debería consignarse en declaración de IRPF.

En cuanto a premios obtenidos en el extranjero, no estaría exentos, por lo que, no se les habrá aplicado la retención correspondiente, por tanto el contribuyente debería presentar el modelo 136 en el que ingresara el 20%, sin tener que incluirlo en la Declaración de IRPF.