Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Sentencia del Tribunal Supremo sobre Potestad Sancionadora de la A.E.A.T.


El pasado 7 de febrero de 2014, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo dictó sentencia acerca de la potestad sancionadora de la Administración Tributaria cuando la conducta del sujeto pasivo no se pueda entender razonable en la interpretación de una norma tributaria.

Y en concreto, en su Fundamento Jurídico Cuarto resuelve que, aunque no sea razonable la interpretación que hace el sujeto pasivo al aplicar una norma tributaria, esa conducta no basta para entender que existe culpabilidad y sancionar.

Y para argumentar dicha decisión, el Tribunal Supremo, al inicio del mismo Fundamento Jurídico, declara que:

  1. Si la Inspección liquida en base a datos autoliquidados por el sujeto pasivo o en base a contabilidad aportada, hay que excluir culpabilidad (pues dicha voluntad al aportar datos y el no ocultarse información durante las actuaciones inspectoras desvirtúan la presunción de ocultación);

  2. Si la Inspección regulariza por diferencias de criterios razonables al interpretar normas tributarias concurrentes (p.ej., la deducibilidad de determinados gastos), no se puede apreciar la negligencia* que haga contraria a Derecho la conducta del sujeto pasivo y, por tanto, no es una infracción ni puede llevar aparejada sanción alguna.

* Respecto de la diligencia exigible a quien ostenta el cargo de administrador societario, que muchas veces es el derivado responsable de deudas tributarias por "ausencia de la diligencia exigible al administrador social", existen propuestas para modificar los art. 227 a 229 de la Ley de Sociedades de Capital, en el ámbito de la diligencia exigida al administrador y de su deber de lealtad, con una disciplina más adecuada al tráfico mercantil vigente (p.ej., exigiendo a cada administrador según sus específicas funciones encomendadas) o con una tipificación de las conductas desleales y de los destinatarios de los deberes de lealtad.