Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Empleo fijo con cotizaciones de bajo coste y menos IRPF


Con este titular nos sorprende esta mañana el diario El Mundo en su edición en Internet, para resumir las promesas del presidente del gobierno, Don Mariano Rajoy, durante el Debate del Estado de la Nación celebrado ayer 25 de febrero de 2.014.

Y el rotativo anuncia dos grandes medidas de carácter laboral y fiscal, como son la creación de una tarifa plana en las cotizaciones para nuevos contratos indefinidos y la exención en el IRPF para las rentas inferiores a 12.000€.

Respecto de la tarifa plana de Seguridad Social, las empresas podrán contratar indefinidamente a un trabajador con una cuota de 100€ de Seguridad Social, en principio, durante los 2 primeros años, y siempre que se mantenga esa nómina durante al menos 3 años.

Lo que no quedó tan claro es cómo se hará efectivo el pago de la cotización, es decir qué parte paga el empresario y qué parte el trabajador. Pero Rajoy sí ejemplificó que, de los 100€, las contingencias comunes serían a cargo del empresario en un 23,6% y a cargo del trabajador en un 4,7%.

Entre los efectos que provocará esta primera medida se encuentra el aumento del número de cotizaciones, pero de menor calidad contributiva (el Estado dejará de ingresar 9.000€ por cada contrato de trabajo en esas cotizaciones, en comparación con las actuales). Y otro de los efectos será el aumento de la contratación fija, al menos parcialmente (con un mínimo de 3 años de duración).

Y también conllevará exigencias, como la de no conceder la tarifa plana de cotización a empresas que hayan realizado ERE o despidos individuales improcedentes al menos en los 6 meses previos a celebrar nuevos contratos.

Y respecto de la segunda gran medida anunciada, la exención del IRPF para rentas inferiores a 12.000€, dijo que se beneficiarán 1,5 millones de contribuyentes, teniendo en cuenta que esta medida no se aplicará a autónomos y profesionales. Y como se declaran exentas rentas cuya capacidad de consumo no es alta y cuyos ingresos a la Administración Tributaria no suponen un gran monto recaudatorio, no parece que vaya a procurar muchos ingresos públicos.

¿Y para el resto de contribuyentes o diversos niveles de renta? Según dio a entender ayer el presidente Rajoy, habrá que esperar a otra reforma fiscal centrada en las rentas medias, pudiendo aplicarse nuevos mínimos exentos y personales aplicables en la base imponible (y no en cuota como hasta ahora), lo cual supondría una leve rebaja fiscal para aquellas. Pero no parece que se vaya a tratar de una reforma fiscal que devuelva el IRPF a como se encontraba antes de la subida de 2.012.