Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Novedades en IVA (Régimen especial del criterio de caja). Ley 14/2013 de apoyo a emprendedores


Llevamos semanas apuntando las novedades legislativas introducidas por la ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a emprendedores, en el ámbito de la Seguridad Social. Toca ahora abordar las novedades que dicha ley ha introducido en el ámbito fiscal. Sin duda la más importante y que mayor repercusión tendrá para las Pymes y Autónomos será la del régimen especial de criterio de caja, que se podrá aplicar a partir de 2014.

Dicha reforma viene a atender las reivindicaciones que el sector empresarial ha venido realizando de un tiempo a esta parte, por el coste fiscal que le suponía el ingresar un IVA a AEAT, sin saber exactamente si lo iban a cobrar.

Pues bien este régimen, que es de carácter optativo, permite a los sujetos pasivos que se acojan retrasar el devengo del IVA hasta el momento del cobro de la factura, aunque al mismo tiempo retrasa la deducción del IVA soportado en el momento del pago a los proveedores, lo que la ley ha denominado doble criterio de caja.

Como todo régimen especial es necesario cumplir una serie de requisitos para poder beneficiarse, dichos requisitos pueden resumirse en los siguientes:
  1. Podrán beneficiarse aquellos sujetos pasivos cuyo volumen de operaciones durante el año inmediato anterior no superen los 2.000.000€. De dicho régimen se excluyen los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo respecto de un mismo cliente supere los 100.000€.

  2. No se aplicará el régimen a los siguientes sujetos pasivos:

    1. Los acogidos al régimen especial simplificado de Agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia, del oro de inversión, servicios prestados por vía electrónica y del grupo de entidades.

    2. Las Adquisiciones Intracomunitarias de Bienes.

    3. Aquellos supuestos de Inversión del Sujeto Pasivo entre empresarios o profesionales, conforme las operaciones del art. 84.Uno.2º, 3º y 4º.

    4. Aquellas referidas a los autoconsumos de bienes.

    5. Las importaciones y las operaciones asimiladas a importaciones.

    6. Las entregas de bienes exentas a las que se refieren los artículos 21, 22, 23, 24 y 25 de la ley de IVA.

  3. Otro requisito bastante importante es el referido a las obligaciones registrales, tanto lo referido a los libros registros de facturas recibidas como expedidas. Dichas obligaciones formales específicas se desarrollarán reglamentariamente, aunque todo parece apuntar a que en dichas facturas deberán aparecer reflejado las fechas del cobro, parcial o total de la operación, así como una indicación de la cuenta bancaria o del medio de cobro utilizado. Además de esto habrá que estar atento al desarrollo normativo en cuanto a la referencia que deberá de reflejarse en la factura (R.D 1619/2012, de 30 de noviembre por el que se aprueba el nuevo reglamento de facturación).
Además de dichos requisitos tan importantes para la aplicación del criterio de caja, debemos detenernos en el momento del devengo, así como en el momento de su deducción.

-El impuesto se devengará:
  • En el momento del cobro total o parcial del precio por los importes efectivamente percibidos.
  • El 31 de Diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación si el cobro no se ha producido.
-La deducción nace:
      En el momento del pago total o parcial del precio por los importes satisfechos.
      El 31 de diciembre del año inmediato posterior al que se haya realizado la operación si el pago no se ha producido.
Como ya apuntábamos al principio este régimen podrá aplicarse por aquellos sujetos pasivos que cumplan los requisitos anteriores y opten por su aplicación en los términos que se establezca reglamentariamente. Dicha opción se entenderá prorrogada salvo renuncia, la cual tendrá una validez mínima de 3 años.

Fuente: Agencia Tributaria Ley 14/2013, de 27 de Septiembre, de Apoyo a Emprendedores y su internalización REGAF ( Registro General de Asesores Fiscales)