Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

40 años de IRPF


En la edición digital de CINCO DÍAS se ha publicado recientemente un interesante artículo sobre el redondo aniversario que cumple "la joya de la corona" de nuestro sistema tributario: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Fue como consecuencia de los Pactos de La Moncloa de 1977, y en el siguiente año o ejercicio fiscal se comenzó a exigir su presentación y declaración.

Y como estamos en campaña de renta, nos queremos permitir el lujo de centrarnos sólo en las curiosidades del artículo. Por ejemplo, el primer IRPF, ese del año 1978, tenía nada menos que 28 tramos, a diferencia de los 5 que tiene en 2018. Y si a veces los tipos de gravamen nos parecen excesivos, podríamos recordar que en 1978 el primer IRPF se estrenó con tipos de gravamen que alcanzaban el 65,5%. Si si, de cada 100 pesetas 65,5 para el fisco. Otra peculiaridad eran el mínimo exento, que se situaba en 300.000 pesetas.

Pero no todo fueron novedades en tramos, tipos de gravamen o mínimos exentos. Parece que el IRPF nació en 1978 siendo un tributo que gravaba a la unidad familiar, no era personal. Y además, eran declaraciones públicas; es decir, que uno podía ir al Ministerio de Hacienda y consultar en rollos de papel las declaraciones de la renta del resto de los españoles ("oye ¿y cuánto ganará Baldomero, el del 3º B?", pues eso...). El borrador del modelo del IRPF se compraba en estancos por 35 pesetas y se rellenaba a mano. Ahora se pueden presentar declaraciones por el móvil…

Por si fuera poco, resulta que fue en esos años cuando nació la famosa frase de "Hacienda somos todos", que resulta que no es así del todo. Parece que el original era "Ahora, Hacienda somos todos. No nos engañemos". Y nada menos que Bárbara Rey se encargaba de anunciar en televisión ese mensaje para que no se olvidara nadie de que la declaración del IRPF era un bien para todos nosotros.

De modo que si en estos días de campaña de renta uno se pone de malhumor, esperamos que estas pinceladas del IRPF de hace 40 años ayuden a pensar que "no siempre los tiempos pasados fueron mejores".