Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Crónica de una muerte anunciada: ¿Adiós al Bitcoin?


El boom del dinero electrónico tuvo su máximo en 2017. Hace apenas un año nadie creía en el Bitcoin, sin embargo su cotización empezó con tan solo 1.000 dolares llegando a rozar los 20.000 en diciembre. Pero, como se dice coloquialmente, todo lo que sube, baja; y esta moneda no iba a saltarse la regla.

2018 no vaticina un buen año para los cripto-inversores. En los casi dos meses que llevamos de año, su valor no ha dejado de bajar a pasos agigantados, perdiendo alrededor del 65% de su cotización. Nadie habla de los casi 20.000 dolares de cotización record del pasado diciembre, sino en los lejanos 7.000 en los que fluctuaba el pasado lunes y de la tendencia a la baja que presenta a día de hoy.

Hay quienes se mantienen incrédulos ante esta nueva situación, sin embargo otros visionarios ya apuntaban desde su inicio a la inminente "explosión de la burbuja". Un artículo de opinión del Wall Street Journal escrito por el presidente de la SEC, Jay Clayton, y el presidente de la Comisión de Comercio de Commodities, J. Christopher Giancarlo, pusieron a la industria bajo aviso y eso fue sólo el comienzo. Analistas de todo el mundo llevan avisando hace tiempo que la cotización de este tipo de monedas está muy por encima de su valor real, lo que se había visto favorecido por el incremento de inversores en este tipo de criptomonedas. Ahora la balanza se ha invertido, para muchos, justificado por un ajuste necesario del mercado.

Las principales cadenas especializadas de EE.UU. resaltaron que el mercado de criptomonedas ha perdido más de 550 mil millones de dolares en tan solo un mes. Muchos se preguntan a qué se debe esta variación de la moneda que tantas expectativas había generado, y la respuesta se resume en tres palabras: presión regulatoria y banca. A estos motivos se une que la industria de las criptomonedas tiene algunas etiquetas difíciles de superar, como "estafa" y "fraude".

La decisión de algunos bancos de prohibir la adquisición de monedas virtuales con tarjeta de crédito y los últimos robos en plataformas de criptodivisas, han sido el detonante de esta "muerte anunciada". Estas medidas no solo nos llegan desde las principales economías mundiales, EE.UU. y Japón. En semanas anteriores dos países asiáticos claves en el auge del bitcoin, China y Corea del Sur, avanzaron medidas para restringir la negociación de las criptomonedas. Por otra parte, el banco británico Lloyds ha prohibido el uso de sus tarjetas de crédito para adquirir criptodivisas ante el miedo de que una posible depreciación impida a los consumidores repagar sus deudas. La decisión del banco británico afecta también a sus filiales Bank of Scotland, Halifax y MBNA. En los próximos días se prevé un contagio hacia otras entidades.