Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Valoración de las acciones del Banco Popular


Nos ponemos en contacto con usted para desearle todo lo mejor en este 2018 y de nuevo queremos agradecer su confianza depositada en nosotros, con la firme esperanza de seguir cumpliendo metas como lo hemos hecho hasta ahora.

Desde Conde y Segura Consultores, despacho colaborador de Cremades & Calvo-Sotelo abogados, queremos informarle de las novedades que surjan respecto de los procedimientos judiciales iniciados por la venta del Banco Popular y sus negativas consecuencia para accionistas y bonistas. Por eso, el motivo de estas líneas es explicar el método de valoración que se ha utilizado para estimar el precio por acción, a efectos de indemnizaciones y compensaciones como resultado de los pleitos iniciados.

Y para ello comenzaremos mencionando que existen muchos tipos de valoración de empresas, pero el método elegido por los analistas del despacho Cremades & Calvo-Sotelo se fundamenta en el balance a 31 de diciembre de 2016 del Banco Popular. Haga clicl aquí para ver el informe del cuarto trimestre de 2016 publicado por el banco.

Después del comienzo de la crisis económica de 2007-09, se reveló que la mayoría de los bancos tenían un nivel muy bajo de capital para absorber perdidas. Esta fue una de las razones por la que nación Basilea III, que podríamos definir como la tercera edición del Comité de Supervisión Bancaria celebrado en dicha ciudad suiza para acordar medidas internacionales de regulación, supervisión y gestión de riesgo bancario, exigiendo el compromiso de implementar y aplicar sus normas en las jurisdicciones nacionales de los países participantes.

Una de esas medidas o normas se llama Capital Mínimo de Calidad (CET1). Y sin entrar a fondo en detalles, comentaremos algo de la misma para saber cómo se ha valorado el Banco Popular a efectos de fijar un valor por acción en las litigaciones financieras.

CET1 es una medida de solvencia bancaria que mide la solidez del capital de un banco. Esta medida evalúa el capital de un banco frente a sus activos. Dado que no todos los activos tienen el mismo riesgo, los activos adquiridos por un banco se ponderan en función del riesgo de crédito y el riesgo de mercado que presenta cada activo. Por ejemplo, un bono del gobierno puede caracterizarse como un activo sin riesgo y con una ponderación de riesgo del 0 %. Por otro lado, una hipoteca de alto riesgo puede clasificarse como un activo de alto riesgo y con un peso del 65 %.

El informe de Banco Popular mencionado anteriormente muestra que la partida de CET1 ascendía a 7.808 millones a día 31 de diciembre de 2016 y que el número de acciones previo a la resolución por parte de la Junta Única de Resolución (JUR) era de 4.200 millones. Por lo tanto, la división de estas dos partidas nos da un valor por acción exactamente de 1,85 €. Esta valoración es la que Cremades & Calvo-Sotelo abogados empleará como referencia para sus procedimientos de litigación financiera en curso.

Con la firme esperanza de que la información utilizada sea de su interés, muchas gracias y no dude ponerse en contacto con nosotros para cualquier otra información que precise.