Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Si le toca un premio de lotería, ¡tenga cuidado con el modo de repartirlo, pues podría llevarse una sorpresa!


Imagine que se le hace realidad el sueño de casi todos los europeos y le toca el EUROMILLON, seguro que aparte de pensar que le parece injusto que Hacienda se lleve el 20%, que mañana no irá a trabajar o a qué lugar del Caribe se irá y después de descorchar la correspondiente botella de champán para celebrarlo, también pensará con que cantidad va a obsequiar a su pareja, a sus padres, a sus hijos...

Pues bien, mucho cuidado pues según la consulta vinculante V0237-17 que ha sido recientemente publicada por la Subdirección General de Impuestos Patrimoniales, Tasas y Precios Públicos, este reparto se puede calificar como una donación, y por tanto, la persona que reciba la misma tributará en relación al importe percibido.

Según esta consulta: "La apreciación de si se está ante una donación, por concurrir un 'animus donandi' en el ganador del premio que entrega el dinero al consultante, es una cuestión de hecho cuya apreciación corresponde a la oficina gestora quien, en virtud del principio de calificación y atendidas las circunstancias del caso, deberá determinar si la operación planteada reúne los requisitos necesarios para calificar dicha operación como donación. Ahora bien, parece que resultaría coherente gravar la operación a través del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones como una donación si el consultante no es capaz de demostrar que poseía una participación en el billete, ya que parece claro el 'animus donandi', de otra manera no se entiende que no se haya identificado al consultante como ganador del premio desde el primer momento. No obstante será una cuestión de prueba por parte del consultante demostrar lo contrario."

Si tiene la suerte de ser agraciado con un premio, no dude en solicitar nuestro asesoramiento.