Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Nuevo sistema de formación para el empleo dentro de la empresa


La necesidad de acercar la formación a la nueva realidad del mercado laboral, ha llevado al Gobierno a presentar una propuesta para la reforma del sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral, la Ley 30/2015, de 9 de Septiembre.

En palabras de Juan Pablo Riesgo, secretario de Estado de Empleo, “La formación es vital para la empleabilidad del trabajador”, aunque otros sectores opinan que la reforma no presenta grandes cambios, ya que se ha diseñado especialmente para evitar la malversación de fondos, por lo que solo soluciona uno de sus grandes problemas.

Tipos de Bonificaciones

Para financiar los costes formativos, las empresas dispondrán de un crédito de formación que podrán usar mediante bonificaciones en las cotizaciones de la seguridad social y que variara dependiendo de la cantidad ingresa el año anterior en concepto de cuota de formación profesional y en función de su tamaño.

Las grandes empresas recibirán el 50% de lo cotizado; las PYMES, hasta el 100% y las empresas de menos de 5 trabajadores tendrán un crédito asegurado de 420 € anuales, además la nueva ley permitirá a las empresas de menos de 50 empleados acumular el crédito de formación durante dos años y, a las de menos de 100, agrupase para gestionar sus créditos.

No obstante, la empresa deberá aportar también recursos propios, con un porcentaje que dependerá del número de empleados. Por ejemplo, las empresas con menos de 5 trabajadores estarán exentas, mientras que las empresas con más de 250 trabajadores deberán hacer una aportación del 40%.

Tipos de formación y donde recibirla

Para evitar casos de fraude, a partir de ahora las actividades formativas deberán estar relacionadas con los requerimientos de productividad y competitividad de la compañía.

Para recibirla, las empresas podrán optar por impartir los cursos ellas mimas o a través de una entidad externa acreditada (Las academias de formación).

Además, a partir de enero de 2016, se elimina el modelo de formación a distancia, el cual queda sustituido por cursos presenciales o por teleformación, a través de plataformas digitales.

Se reduce la duración mínima de los cursos

Para que la compañía pueda bonificarse de la acción formativa, será necesario que ésta tenga una duración mínima de dos horas, frente a las seis del modelo anterior.