Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

Las empresas deberán comunicar las bajas el mismo día que se produzcan


Las empresas deberán comunicar a la Seguridad Social las bajas y variaciones de datos el mismo día en que se produzcan, según el Real Decreto de desarrollo de la Facturación Directa de las cotizaciones. De esta forma, se pretende que los técnicos de la Seguridad Social tengan acceso en el menor tiempo posible, a todos los datos que afecten al cálculo de las cuotas. También se atajará –según explicó el Ministerio de Empleo– la práctica de comunicar las bajas el día del cese, pero con fecha de efecto seis días antes, que es como se hace en la actualidad.

Este sistema entró en vigor en Enero, pero su implantación en todas las empresas será progresiva. Mensualmente, la Tesorería General de la Seguridad Social irá seleccionando las empresas a las que empezará a facturar de forma directa y se lo comunicará electrónicamente. Una vez reciban esta comunicación, las compañías tendrán tres meses para practicar el cambio de modelo de liquidación antes de adoptarlo obligatoriamente de forma definitiva.

Los responsables de poner en marcha este cambio aseguran que su extensión a todas las empresas se hará sin grandes complicaciones. Y añaden que, una vez implantado, facilitará la gestión empresarial y evitará fugas de cotizaciones.

FACTURACIÓN DIRECTA: UN AHORRO MILLONARIO PARA EL SISTEMA

Con este sistema de facturación directa, la Seguridad Social manejará todos los datos relativos a las cotizaciones de alrededor de 13 millones de empleados que trabajan en más de 1,3 millones de empresas. Con ello, el volumen de recaudación que gestionarán superará los 8.600 millones de euros; este nuevo sistema supondrá un ahorro neto anual de unos 63,4 millones de euros, según calcula la Seguridad Social.

Entre otras ventajas para las empresas, Empleo destaca que se aplicarán bonificaciones que en muchos casos las empresas no sabían que tenían por algún trabajador y se simplificarán los trámites de pago, que serán totalmente online. Además, se pretende controlar que las empresas coticen efectivamente por todos los conceptos salariales incluidos en las bases.