Esta web utiliza cookies para el servicio "Google Analytics".
Política de cookies

El Congreso aprueba definitivamente la Ley de Sociedades de Capital


La Comisión de Economía del Congreso de los Diputados ha aprobado el día uno de Octubre del 2014 el proyecto de ley de Sociedades de Capital para la mejora del gobierno corporativo.

La norma que ha sido finalmente aprobada incluye 17 nuevas enmiendas, muchas de ellas pactadas entre los distintos partidos políticos. Entre otras cosas, incluye la obligación de las empresas de publicar en su memoria de cuentas anuales el periodo medio de pago a sus proveedores.

El objetivo de esta medida es atajar los importantes retrasos en el pago a proveedores que se están produciendo en el ámbito privado, como ya se ha hecho con el sector público. Las compañías que excedan de los 60 días estipulados por ley también tendrán que informar sobre las medidas que adoptarán para cumplir con la normativa.

El pasado 23 de mayo, el Gobierno aprobó la citada norma, que obliga a las empresas cotizadas a fijar un mínimo de mujeres en sus consejos de administración, además de recoger en sus informes anuales de gobierno corporativo los avances en esta materia.

Sobre las novedades en el órgano de administración, el Proyecto define de forma precisa los deberes de los administradores en cuanto a diligencia y lealtad a la empresa y también se concreta el procedimiento a seguir en caso de que algún administrador tenga conflicto de intereses con la sociedad.

Pero, además, se incluyen cambios sobre el régimen jurídico de las sociedades de capital, se da más protagonismo a la Junta de Accionistas en las decisiones empresariales, se introducen controles más estrictos de las remuneraciones de los directivos y se regula la responsabilidad por su gestión, entre otras materias.

Por su parte, el Consejo de Administración podrá designar uno o varios consejeros delegados o comisiones ejecutivas, pero para ello deberá establecer expresamente "el contenido, los límites y las modalidades de la delegación", y las decisiones delegadas que se tomen por razones de urgencia sobre asuntos a priori indelegables tendrán que ser ratificadas, y no sólo comunicadas, en el primer Consejo de Administración que se celebre tras la decisión.